Tratamientos en Alicante

Tratamientos

Si está buscando tratamientos psicológicos y psiquiátricos contra la ansiedad o la depresión en Alicante, solicite mis servicios: soy la Dra. María Angustias Oliveras.

Ansiedad

Se habla de trastorno de ansiedad cuando la reacción de alerta de una persona ante una situación o suceso puntualmente estresante es desproporcionada, de intensidad excesiva y persistente en el tiempo, o cuando dicha reacción se dispara ante situaciones que sólo son percibidas como amenazantes por la persona que sufre dicho trastorno.

El tratamiento para la ansiedad se basa principalmente en la psicoterapia, pero la duración dependerá de cada paciente. Los trastornos de ansiedad más comunes y sus síntomas son: el trastorno de ansiedad generalizada, un estado permanente de tensión crónica en el que el sujeto sufre una preocupación y nerviosismo excesivo incluso sin causa aparente; el trastorno fóbico, que provoca en la persona un temor irracional y persistente ante un objeto, actividad o situación concretos, provocando su evitación (por ejemplo, el miedo a volar); el ataque de angustia, crisis recurrentes de miedo sin ninguna causa directa de forma espontánea, provocando una ansiedad extrema con síntomas como palpitaciones, sensación de ahogo, temblores…; el trastorno obsesivo-compulsivo, que son ideas y acciones irracionales que el paciente no puede dejar de tener o hacer para evitar sufrir ansiedad (por ejemplo, lavarse las manos con una frecuencia extrema por miedo a contagiarse de algo).

Por último, el trastorno por estrés post-traumático, reacciones de estrés agudo o postraumático, caracterizado por recuerdos persistentes, un estado emocional de vigilancia exagerada y la reducción general del interés por la actividad diaria.

Depresión

¿Qué es la depresión? La depresión es una enfermedad que consiste en un trastorno del estado de ánimo caracterizado, principalmente, por un sentimiento prolongado y severo de tristeza. Este sentimiento se asocia a otros síntomas y alteraciones del pensamiento y del comportamiento.

La depresión puede afectar a personas de todas las edades; ya sea a adultos, adolescentes o incluso niños. ¿Qué síntomas presenta? Los síntomas de la depresión son:

  • Estado de ánimo irritable o bajo 
  • Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño 
  • Cansancio y falta de energía 
  • Sentimiento de desesperanza y abandono 
  • Pérdida o aumento del apetito 
  • Pérdida de placer en actividades que generalmente le hacen feliz, incluso la actividad sexual 
  • Dificultad para concentrarse 
  • Pensamiento de muerte o suicidio 
  • Volverse retraído o aislado


Los síntomas de la depresión en niños pueden ser distintos a los de los adultos. Es importante vigilar el rendimiento escolar, el sueño y el comportamiento del niño para observar posibles síntomas de depresión. Para distinguir un trastorno depresivo de cualquier estado de tristeza pasajero es necesario el diagnóstico de un psiquiatra. 

Causas de la depresión o por qué se produce 

Existen diversos tipos de trastornos depresivos según sus causas. A menudo puede transmitirse de padres a hijos, debido a los genes, al comportamiento aprendido en el hogar o al entorno. También puede estar desencadenada por un hecho estresante o infeliz en la vida. Entre los factores que pueden causar depresión destacan: Alcoholismo o drogadicción Afecciones como cáncer o dolor crónico a largo plazo Situaciones o hechos estresantes en la vida: pérdida del empleo, fallecimiento de algún familiar y divorcio. Aislamiento social 

¿Se puede prevenir? 

El consumo de bebidas alcohólicas o de drogas puede empeorar la depresión y provocar pensamientos de suicidio. 

¿En qué consiste el tratamiento? 

El terapeuta indica cuál es el mejor tratamiento para cada persona, pero básicamente se centra en realizar sesiones de psicoterapia. Existen diversos tipos de trastornos depresivos según sus causas. Depresión endógena: desencadenada por factores genéticos o biológicos, alteraciones hormonales o de los neurotransmisores que transmiten los impulsos nerviosos en el cerebro. Depresión reactiva: generada por una mala adaptación a circunstancia externas y factores ambientales de fuerte impacto emocional. Depresión menor o distimia: se presentan sólo algunos síntomas de intensidad menor, normalmente relacionados con problemas de personalidad y con el estrés prolongado. Depresión enmascarada: se manifiesta mediante molestias orgánicas y funcionales (somatizaciones), como alteraciones cardiovasculares o vértigos.

Estrés

El estrés es un estado de tensión física y emocional originado como reacción a una estímulo o presión, ya sea positivo o negativo. Se trata de un estado de defensa que, en pequeñas dosis, ayuda al organismo a reaccionar y adaptarse a los acontecimientos.

Por ello, un nivel de estrés normal se considera sano e incluso positivo ya que ayuda a estimular a las personas para actuar ante los estímulos de la vida diaria. Sin embargo, cuando el estrés es excesivo o no se controla adecuadamente, puede producir problemas de desgaste mental, como irritabilidad y ansiedad, o trastornos psicosomáticos.

Un trastorno psicosomático es una enfermedad fisiológica originada por causas emocionales, generalmente por el estrés. Algunos de los trastornos psicosomáticos más frecuentes provocados por el estrés son dolores de cabeza, insomnio, tensión muscular, problemas digestivos y cardíacos, mareos…

Trastorno de conducta

¿Qué es un trastorno de conducta?

El trastorno de conducta es un conjunto de comportamientos antisociales que se manifiestan en la infancia o en la adolescencia. El trastorno mental hace referencia a una variedad de problemas conductuales y emocionales en los jóvenes. Un niño o adulto joven puede mostrar patrones de conducta perturbadores y violentos y dificultad para seguir las reglas. Puede estar acompañado por otros trastornos mentales, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y el trastorno bipolar.

¿Cuántos tipos de trastorno de conducta existen?

Existen tres tipos diferentes de trastornos mentales que se clasifican por la edad a la que empiezan a aparecer los primeros síntomas del trastorno.

Comienzo de la infancia

 Ocurre cuando las señales empiezan a manifestarse antes de que el niño tenga 10 años.

Inicio de la adolescencia

Ocurre durante la adolescencia.

Inicio no especificado

 Cuando se desconoce la edad a la que se manifiesta el trastorno de conducta.

El trastorno de conducta es un conjunto de comportamientos antisociales que se manifiestan en la infancia o en la adolescencia

¿Cuáles son los síntomas del trastorno de conducta?

Los síntomas del trastorno de conducta se dividen en cuatro categorías: Comportamiento agresivo: bullying y peleas. Comportamiento destructivo: vandalismo. Conducta engañosa: mentir, allanar una propiedad y robar. Romper las reglas: Ausentismo escolar y huir de casa. Otros signos del trastorno de conducta son el consumo de drogas y alcohol, la iniciación sexual a una edad muy temprana y baja autoestima.

¿Cuál es la causa del trastorno de conducta?

El trastorno mental es causado por factores genéticos y ambientales. Los factores genéticos se han relacionado con daños en el lóbulo frontal del cerebro. Esta parte del cerebro regula las habilidades cognitivas importantes, como la resolución de problemas la memoria y también representa la personalidad.

Los factores ambientales asociados con el trastorno de la conducta pueden ser el maltrato infantil, familia disfuncional, padres drogadictos o alcohólicos y niños que provienen de un entorno con pocos recursos.

¿Cómo se diagnostica el trastorno de conducta?

Un niño debe ser examinado por un profesional experto en salud mental que le hará preguntas sobre su comportamiento. El niño debe de mostrar al menos tres de los comportamientos asociados con el trastorno de conducta para poder ser evaluado. Los trastornos también deben estar vinculados a la conducta del niño en la escuela y socialmente.

¿Cómo se trata el trastorno de conducta?

Si a un niño se le diagnostica con trastorno de conducta y proviene de un hogar roto, se le buscará un hogar de acogida. Si la enfermedad mental no es el resultado de un abuso, el niño tendrá terapia conductual con un psiquiatra para aprender a hablar y a como expresar sus emociones. Se pueden recetar medicamentos si el trastorno existe junto con otra afección como el TDAH. El tratamiento normalmente es a largo plazo.

Trastornos de la personalidad

¿Qué son los trastornos de la personalidad?

Los trastornos de la personalidad son un grupo de afecciones mentales que implican que el comportamiento, los pensamientos y las emociones que conforman la forma de ser de una persona presenten una desviación prolongada en el tiempo respecto a los patrones de personalidad considerados “sanos” dentro de su cultura.

Este tipo de trastorno psiquiátrico interfiere en la vida diaria de la persona, que sufre problemas de adaptación social, por lo que su capacidad de relación y convivencia es complicada y puede llegar a provocar su aislamiento social.

Se clasifican en los siguientes tipos:

  • Trastorno de la personalidad antisocial: el de los sujetos que actúan de modo despiadado con violencia y maldad. 
  • Trastorno de la personalidad por evitación: implica evitar situaciones por ansiedad. 
  • Trastorno límite de la personalidad: un patrón de carácter impulsivo, inestable y con tendencia a la autoagresión. 
  • Trastorno de la personalidad dependiente: propio de personas indecisas y con falta de autoestima. 
  • Trastorno histriónico de la personalidad: la persona desea ser siempre el foco de atención y actúa de forma dramática y superficial. 
  • Trastorno narcisista de la personalidad: típico de sujetos arrogantes que se creen omnipresentes. 
  • Trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva: el de sujetos perfeccionistas o escrupulosos. 
  • Trastorno de la personalidad paranoica: implica desconfianza desmesurada por todo. Trastorno esquizoide de la personalidad: propio de personas solitarias e indiferentes a los sentimientos ajenos. 
  • Trastorno de la personalidad esquizotípica


          ¿Qué síntomas presentan?

  • Los síntomas varían ampliamente dependiendo del tipo de trastorno de la personalidad. En general, involucran sentimientos, pensamientos y comportamientos que no se adaptan a diversos ambientes. Estos patrones suelen aparecer durante la adolescencia.

    Causas de los trastornos de la personalidad o por qué se producen

    Las causas de los trastornos de la personalidad se desconocen. Los especialistas creen que su desarrollo está relacionado con determinados factores genéticos y ambientales.

    ¿En qué consiste el tratamiento?

    Al principio, las personas con trastornos de la personalidad no buscan tratamiento por sí mismas. Se deciden a buscar ayuda cuando este trastorno ha causado problemas graves en sus relaciones personales o en sus trabajos. El tratamiento de los trastornos de la personalidad requiere abordarse con terapia psicológica personalizada. En algunos casos el tratamiento farmacológico puede resultar un complemento útil.

    Consulte aquí las novedades que se proponen en psicología.

Solucione los trastornos de personalidad que pueda tener

© 2019 CENTRO DE PSIQUIATRÍA CLÍNICA C.B. Todos los derechos reservados
Producido por PA Digital